[ + ]
download
Intimate
Public
Description

Central Library Sifriat Jabad Hamercasit, Jabad Lubavitch


City of Buenos Aires, Argentina
[2013-14]

Status: Construction Documents, On Hold

Construction Budget: $200,000

Design: Claudio Vekstein in collaboration with Cynthia Kopf, Archs

Design Assistants: Mariana P. Pons, Silvana Ovsejevich, María Paz Gargano, Natali Drajnudel, Renders: Cynthia Kopf, Felipe Xaus, Archs

Consultant: Favio Daiban (Theology)

Client: Jabad Lubavitch Argentina, Rabbi Tzvi Grunblatt

Location: Agüero and Paraguay St, City of Buenos Aires, Argentina

Area: 1,800 sf

El requerimiento solicitado para la Biblioteca fue convertirse en un sitio atractivo y a la vez funcional para distintos tipos de públicos posibles, estudiosos, lectores y visitantes en general. Para esto se propone un gesto básico innovador: concentrar la gran colección de libros en una estructura espacial centralizada y recorrible de anaqueles de madera, separándolos de los muros de las bibliotecas tradicionales.

De este modo se liberan los muros y ayuda a crear un recinto de luz con grandes ventanales que permiten vislumbrar el cielo e introducir luz y ventilación natural envolventes, junto a texturas suaves y claras que brinden un ambiente más relajado y acogedor sobre el perímetro, animado por la luz natural, el aire, el movimiento de los visitantes, exhibiciones de ejemplares, sillones de lectura informal, áreas verdes con higueras y pequeñas fuentes de agua en movimiento que estimulan la curiosidad e invitan a la charla distendida.

La biblioteca se estructura en un camino central diagonal acompañado por la luz cenital, con módulos integrados de madera de alturas decrecientes (siguiendo algunos elementos ya establecidos en el trabajo para la ampliación de la Yeshiva Guedola, como el lucernario diagonal colgante del hall central), conteniendo anaqueles para 10152 volúmenes, áreas de estudio con escritorios grupales o individuales, sectores para consulta e internet y un pequeño bar en el área entre los anaqueles y la zona distendida perimetral.

Con esta organización se hacen pues presentes los cuatro elementos básicos que conforman todo el mundo material: fuego, agua y aire y tierra, que surgen de la materia primordial potencial (hyuly). Esta organización cobra realidad en el dintel del Portal de acceso; la gran mezuzah no es un “letrero” que indica la puerta del saber ni es un signo de la misma. Es una letra que abre la puerta para subir al Libro del cual la Biblioteca es su residencia aquí, entre nosotros. La proyección de la mezuzah en el Espacio se despliega en la totalidad del espacio de la planta, deviene el aire mismo que respiramos y la luz que nos envuelve y nos penetra.

Además de construirse en la estructura frontal del portal e insinuarse en los laterales de la mezuzah que contienen los diez mil libros de la Biblioteca atravesando el Espacio de la Sala, se desprenden en ella y en torno a ella en los seis espacios más específicos enumerados así:
. el recinto de luz –techo y paredes– (iluminación envolvente) . el espacio biblioteca central I –la mezuzah misma– (anaqueles) . el espacio biblioteca central II (áreas de estudio) . el espacio biblioteca central III (Internet, consultas y bar) . el espacio perimetral I (áreas de lectura distendida, individual y grupal) . el espacio perimetral II (áreas verdes de lectura, canteros con higueras)

Las letras de la mezuzah no están escritas para ser leídas; son ellas quienes nos escriben. El Zohar expresa que la palabra mezuzot (forma plural de mezuzah) puede leerse zaz mavet, es decir, “Que la muerte se mueva (de aquí)”. El visitante se interna en la mezuzah que se proyecta en la planta y se eleva en anaqueles frondosos de madera que habitan el espacio emanado por el Árbol de la Vida, concepto espiritual que la arquitectura expresa en el cuerpo que fabrica como receptáculo.

La planta abstracta y la transparencia del portal y su proyección terrenal a través de los libros son del orden de la representación. Esta representación, además de producir un impacto estético, puede ser un vehículo didáctico o un apoyo para la realización de la presentación del Árbol de la Vida. No un mero símbolo sino Árbol Viviente, pues nace del Alma para entrar en el Tiempo y de ahí hacerse en el Espacio. Israel es el pueblo del Libro, pueblo de Un solo Libro que es Dios mismo. Pero también pueblo de seiscientos mil libros que se desprenden de cada una de las letras del Libro Único. La Biblioteca es el espacio donde los libros plurales, es decir Israel, se reúnen. Por eso dice el Talmud: “La Torah ya no está en el cielo sino en la tierra”.

2