[ + ]
download
Intimate
Public
Description

Limay River Public Beach Park


City of Neuquén, Neuquén Province, Patagonia, Argentina
[2009-10]

Status: Construction Documents, On-Hold

Construction Budget: $3,500,000

Design: Claudio Vekstein, Arch

Design Assistants: Atilio Pentimalli, Marcelo Saus, Gabriel Quipildor, Natalia Muñoa, Daniel Díaz Merchan, Matías Lien Benítez, Clara Miguens, Nicolás Sartori, Renders: Atilio Pentimalli, Archs

Landscape Design: Lucia Schiappapietra and Teresa Rozados

Structural Design: Pedro Gea, Eng

Client: Municipality of Neuquén, Mayor: Martín Farizano

Location: City of Neuquén, Neuquén Province, Patagonia, Argentina

Area: 7,3 Ha

El Plan Maestro preliminar para el Balneario Gatica se fundamenta en la creación de un paisaje unificador extensivo y continuo aunque con sectores altamente diferenciados e intensivos en sus usos. Siguiendo la fuerza del flujo ribereño del Río Limay, y surgida de la asimilación del paisaje existente, se busca a su vez recobrar la conciencia de su naturaleza e impulsar el vigor de su particular belleza.

Como parte de la visión Topográfica y Paisajística del Conjunto se organizan básicamente una serie de formaciones estriadas en forma de elevaciones o terraplenes alargados perpendiculares en general al movimiento del río. Esta especie de albardones transversales y en contracorriente son fundamentales para reconstruir localmente y con muy pocos recursos el ecosistema natural, permitiendo la formación de pequeñas ollas de vegetación y humedad, por sus características espacialmente reparadas del viento y la corriente. Estas formaciones son las responsables también de organizar estructuralmente el ancho variable a lo largo de la de costa, en series de espacios que intercalan de manera sectorizada y alternada áreas de parrillas o juegos de niños, duchas, plazas, ferias, deportes, estacionamientos, etc.

Visto conceptualmente, los cambios en los niveles fluviales traen aporte de sedimentos, así como flora y fauna. Los albardones son por lo general zonas de acumulación fluvial donde los sedimentos acarreados son depositados en mayor proporción formándose por ende una elevación. La construcción del albardón comienza con una disminución de la velocidad del agua que desborda durante un pico de creciente. Esto da lugar a una pérdida de capacidad de transporte del río, por lo cual se deposita la carga en exceso, generando el relleno progresivo de la planicie de inundación.

La nivelación del área por sobre la cota actual de inundación y posterior construcción de las elevaciones surgen del dragado a llevarse a cabo en los canales o brazos del Río Limay adyacentes que habían sido bloqueados, por medio de la remoción de los sedimentos en el antiguo curso de agua para aumentar la profundidad con el fin de acrecentar la capacidad de transporte de agua, evitando así también las inundaciones. Las operaciones de dragado tienen potencialmente un impacto ambiental significativo, que en este caso será beneficioso ya que se devuelve al Río su dinámica natural, con aportes de tierra propios y no foráneos, por lo cual se espera un impacto positivo ayudando en su sustentabilidad por la reparación y consolidación de áreas de vegetación autóctona.

Estas elevaciones contendrán miradores en su parte superior, así como espacios protegidos conteniendo equipamiento publico en su parte inferior, como áreas designadas de vegetación, parrillas o juegos de niños, duchas, plazas, ferias, deportes, estacionamientos, etc. junto con la iluminación pública y riego. Este encadenamiento de espacios de forma romboidal, que sigue el ritmo y articulación de los tejidos mapuches locales, llegan a formar en algunos casos las Plazas cabeceras de carácter cívico, con equipamiento de servicios gastronómicos, sanitarios de damas y caballeros, enfermería y bañeros, caseta de policía, depósito de equipos, etc. así como un espacio abierto al río junto a una pasarela a modo de flor de Amancay, para el avistaje panorámico de aves locales surgiendo de entre un pequeño bosque de especies nativas.

El vial de circulación vehicular forma un Paseo zigzagueante entre las calles Daniel Gatica e Ignacio Rivas para desalentar la velocidad y favorecer el movimiento peatonal y ciclístico, con sectores de estacionamientos y arbolado a un lado y sectores de recreación familiar del otro, antes de la playa propiamente dicha del Balneario. Este vial se convierte luego hacia el norte, en un Paseo Malecón Costanero junto al río, exclusivamente peatonal y ciclístico, albergando del otro lado del río un Circuito Feria Productiva de artesanos locales de madera, tejidos, etc. dispuestos en alineaciones de puestos siguiendo los albardones junto a vegetación autóctona e iluminación, para convertirse en una atracción para caminantes todo el año con salida por calle Leguizamón.

En los extremos opuestos suroeste y noreste, la proliferación de estas formaciones darán también lugar a dos programas también diferenciados y específicos como grandes atractores a la distancia, consolidándose como gran vacío en el caso del Anfiteatro en el Balneario Sur al otro lado del canal, o como lleno en el caso del Salón Juvenil Multiusos o Estadio Cubierto en la Playa Norte, edificio del tamaño de un gran gimnasio preparado para alojar congregaciones publicas variadas y eventos o celebraciones de tipo social, deportivo o cultural, que también asegurara actividad todo el año a la costa del Río. Junto a este se dispondrán también canchas de deportes al aire libre, una bajada oficial de kajaks, y un cruce a la Isla de Carpas y Bosque Natural, con acceso también desde el Circuito del Malecón Costanero.

Respecto de la vegetación, el criterio paisajístico fue generar dos efectos principales:
. El primero, el balneario necesita tener un reparo de los vientos, de este modo a lo largo de todo el límite del parque y en algunos albardones, se eligió por medio de cortinas de Álamos, reparar del viento oeste dominante. El álamo es, no solo una imagen típica de nuestra Patagonia, sino también una especie que funciona perfectamente bien para este fin y crece con rapidez, siendo el forestal que hilvane y ordene toda la intervención, logrando de esta forma una lectura que le dé identidad propia al parque desde lejos con su verde intenso en verano y el amarillo otoñal que contrastará con el azul del Limay.

. El segundo, el balneario requiere también de sombras para reducir la temperatura, sobre todo en los sectores de descanso y picnic. La especie elegida para estas zonas reparadas más bajas y cercanas al río es el Sauce Criollo, que brindará esa sombra en poco tiempo. El Molle o Aguaribay, será el árbol de follaje permanente para ciertos sectores como el de juegos de los niños, donde el agua de la crecida no llegue.
Para las situaciones de mas alto riesgo y bajo mantenimiento, los arbustos son apropiadamente resistentes; tanto la jarilla, nativa de nuestros Andes como los olivillos nativos de esta zona (se los puede observar en el balneario hoy en día), con su follaje plateado, le dará una luz especial a los albardones. Asimismo los coirones (Stipa tenuísima o Stipa ichu) son las gramíneas que funcionarán sin ningún inconveniente para este clima riguroso, dando movimiento al mecerse con los vientos.

El Balneario Gatica ofrecerá, junto a su renovado paisaje unificador, nuevos usos específicamente determinados de una gran variedad y diversidad que garanticen el acceso masivo aunque sustentable de todo tipo de público, al estar estos identificados en cada área con una actividad especifica y un ambiente que lo contiene y anime.

2