[ + ]
download
Intimate
Opera
Public
Description

Memorial Square for the Monument to Ernesto “Che” Guevara


City of Rosario, Santa Fe Province, Argentina
[2007-08]

Status: Built

Construction Budget: $150,000

Design: Claudio Vekstein in collaboration with José Antonio Choy and Dr. Roberto Segre, Archs

Design Assistants: Pablo Zun, Natalia Muñoa, Victor Irizarry, Archs

Structural Design: Planning Department, Municipality of Rosario

Landscape Design: Lucia Schiappapietra and Teresa Rozados

Construction Management: Planning Department, Municipality of Rosario

Client: Municipality of Rosario

Location: City of Rosario, Santa Fe Province

Area: 1 Ha

Photography: Claudio Vekstein, Ana Valderrama, Archs

El artista porteño Andrés Zerneri, al acercarse el 14 de junio del 2008, fecha en que se celebraría el 80º aniversario del nacimiento de Ernesto Che Guevara, tuvo la iniciativa de crear una escultura de cuatro metros de altura del Guerrillero Heroico, fundida con el aporte internacional de 14 mil llaves de bronce, enviadas desde los cuatro puntos cardinales del planeta. A pesar del conocido rechazo del Che a las manifestaciones dogmáticas del arte “realista socialista”, Zerneri insistió en asumir el modelo la poco afortunada escultura monumental situada en la ciudad de Santa Clara en Cuba de José Delarra, apelando a la devoción popular por las imágenes realistas que subsisten desde hace miles de años en la cultura occidental.

Al ofrecer su obra a la Municipalidad de Rosario, fue seleccionado un espacio verde libre, próximo a la estación del Ferrocarril Central Córdoba, cuya línea, aún en uso, será desactivada en el futuro y en el edificio está prevista la ubicación de un centro cultural relacionado con la figura del Che. El escultor ofreció un proyecto de parque para albergar la escultura, con un diseño elemental y simplista. Con posterioridad, la Municipalidad realizó algunas mejoras, que tampoco fueron satisfactorias.

Para encontrar nuevas soluciones, fueron consultados el arquitecto Claudio Vekstein y la paisajista Lucia Schiappapietra, elaborándose un original e innovador proyecto en el que se trataba de aligerar el peso de la escultura con un sistema de elementos metálicos que representaban la metáfora de la palabra Che y el tema de la caña de azúcar, identificador de Cuba. Al no llegar a un acuerdo definitivo, fue decidido desarrollar un workshop para hallar una nueva solución, con la participación del arquitecto cubano José Antonio Choy y el crítico argentino-cubano Roberto Segre.

La propuesta de la plaza ejecutada, apelaba a la imagen del Che adolescente, imaginando una pérgola metálica que cubriría el espacio de la plaza con la palabra “Ernestito” en letras lumínicas y un dibujo de arabesco de su autoría, rescatando su periodo juvenil de alegrías y esperanzas, imagen que no se concretó por las limitaciones del presupuesto de la Municipalidad. El diseño materializado definió un espacio adoquinado que trae la calle a la plaza, metáfora del mapa de América Latina, con un sistema de graderíos públicos que lo circunscriben formados por los durmientes del ferrocarril; y aprovechando un espacio verde libre lateral, a lo largo de la línea del ferrocarril, se colocó allí la estatua, con el fin de permitir la realización de actos masivos, como fue la emocionante inauguración realizada el 14 de junio del 2008. Frondosos árboles situados en la Avenida 27 de febrero y una tupida vegetación plantada en los bordes de la plaza, definen el ámbito circunscrito, dedicado a la memoria del Che.

Roberto Segre

2